El silencio en el marketing

Hostal

Queridos niños, tal y como sabeis este blog empezó con mucha ilusión a finales del año pasado, y después de un tiempo de publicaciones sufrió el parón por la enfermedad y posterior fallecimiento de una persona que vosotros tanto queríais.

Este post va dedicado a él, ya que con su conducta vital me ha inspirado hablar sobre los silencios dentro del marketing.

A veces, en la vida nos encontramos ante personas que son muy presumidas y coquetas, y que hablan,…si en exceso, en muchas ocasiones. A veces nos encontramos con personas que son muy discretas, aunque tuvieran motivos para poder hablar sin límite de sus capacidades o cualidades.


Iago y Quique: ¿eso es lo que le pasaba a….?.


Si, queridos niños, ÉL tenía un pasado profesional del que yo nunca le ví que hiciera el mínimo esfuerzo por presumir de él, …si hacía comentarios, pero nunca llegó a dar una visión ostentosa de su pasado profesional.


Iago y Quique: ¿y podía presumir….?.


Si, ya lo creo que si, a raíz de su fallecimiento me llegaron innumerables testimonios de su alta valía profesional, así como la estima que tenían de él todos los integrantes de una empresa tan potente como era el HOSTAL DE LOS REYES CATÓLICOS de SANTIAGO. Durante las décadas de los sesenta a los ochenta, ocupó diferentes cargos profesionales dentro de este hotel, llegando a ofrecerle el cargo de Director, el cual descartó puesto que no se veía con la suficiente energía para “lidiar” con una responsabilidad de ese tamaño.


Iago y Quique: ¿y que tiene que ver esto con el marketing?.


Algo muy básico, algunas veces los silencios transmiten mensajes, parece difícil de entender pero es muy sencillo, pensad en la cita “un silencio vale más que mil palabras”. Pues en marketing, tenemos que tener en cuenta lo que transmiten los silencios, puesto que pueden estar transmitiendo algo positivo o algo negativo. Por ejemplo, yo durante mucho tiempo pensé que ÉL no tenía una relevancia profesional, simplemente hacía su trabajo y cumplía sin más. Sin embargo detrás, y fruto del desconocimiento, se escondía un perfil profesional de una reputación impresionante (pensad que fue uno de los pioneros en Galicia en trabajar con equipos informáticos).

Recordad, tenemos que ser muy cuidadosos, tanto de lo que decimos como de lo que no, puesto que esto puede provocar ciertas distorsiones de lo que el mercado ve o entiende sobre nosotros. Estar siempre alerta de cómo se percibe nuestra marca, …incluso nuestra marca personal, ya que se puede ver afectada aunque no hablemos de ella.


Iago y Quique: indícanos ejemplos del uso del silencio en el marketing  .


Existen muchas opciones para plantear, pero os voy a dar algunas de ellas:

  • Estás negociando una operación comercial, y dejas que la otra parte involucrada en la negociación, haga las ofertas, tú simplemente esperas para valorarlas, …acaso ¿no podría ocurrir que fruto de tu impaciencia surja un alza en el precio?.

  • Alguien especula sobre tus facultades profesionales, y tú dejas que el otro haga la interpretación, si ves que la hace siendo generoso en los piropos, no conviene hablar mucho, puesto que podemos cortar tanta generosidad.

  • Empresas como Apple juegan al despiste silenciando las características de sus futuros lanzamientos, provocando con este silencio una rumorología de tal tamaño que es más efectiva que muchas campañas de comunicación.

En definitiva, el silencio bien gestionado es una herramienta muy potente en marketing, aunque si no le damos la relevancia e importancia que tiene, tendremos un riesgo de incalculables dimensiones.

Sólo me queda decir una cosa, gracias M.P.P. por esta última lección “el silencio tiene un valor”.

Comments are closed.